La mayoría de las personas que deciden comprar una casa tienen que solicitar un préstamo hipotecario a una entidad financiera. Es el momento de hacer una escritura pública que la realiza un notario. El cliente debe comunicar al banco o caja de ahorros el notario con el que quiere firmar el préstamo hipotecario.